Bajo Zero: Carpas en climas extremos ( Invierno en ríos )

Desde que empecé de pequeño a pescar carpas, siempre me ha gustado practicar este deporte durante los meses más fríos del año. Por mi situación en la península acostumbro a pescar numerosas veces con temperaturas gélidas, incluso a -10ºC era invierno!!!

En estos casos se hace más normal que aumente la dificultad de atrapar peces, ya que no están tan activos en comparación con otras estaciones, aunque esto es un arma de doble filo, ya que durante los meses fríos no tenemos que preocuparnos tanto de la mini talla y de esos molestos cangrejos que no tardan ni 10 minutos en despedazar nuestros boilies. Así pues, además de poder ir detrás de grandes carpas, estos meses se convierten en todo un reto para poder sobrevivir en un entorno muy frío y a la vez intentar engañar a alguna que otra carpa.


Pescando el río con nieve

 

Preparación para la pesca invierno

 Sabiendo que todos tenemos esos montajes a los cuales tenemos tanta confianza, yo acostumbro a usar el 80% de las veces el Blowback Aligner con un combi de fluoro carbono más trenzado, algunas otras veces uso el D-Rig o el Chod rig. Usemos los montajes que usemos, debemos tener en cuenta que en esta época del año las aguas, al estar más frías, siempre estarán más claras que durante los períodos de calor, y por esta razón es indispensable camuflarlos al máximo, bajando los diámetros de nuestros hilos y tirando de fluoro carbono. En cierta manera, la utilización de fluoro carbono hará que nuestros bajos adquieran una mayor rigidez favoreciendo la clavada, ya que en este tiempo la carpa está más aletargadas y come de una forma más cauta y con menos ferocidad. Del mismo modo también es interesante usar anzuelos que se equilibren perfectamente con el boilie pero siendo los más pequeños posibles, usando una presentación lo más perfecta y atrayente, aunque siempre pensando que hay un mayor riesgo de perder una picada a consecuencia de una mayor lentitud de las carpas a la hora de moverse y comer, provocando picadas mucho menos agresivas que en otras épocas del año. Para este tipo de situaciones uso anzuelos tipo “Fang Twister” de Nash ya que me permite pescar con tamaños de anzuelo inferior sin que eso repercuta tanto en la clavada del pez, ya que es un anzuelo diseñado, gracias a su curvatura, para agarrar más carne cuando este se clava en la boca de la carpa. Además se tiene que tener muy presente que debido a ese riesgo de perder peces, un montaje con plomo semi-fijo que se pierda con facilidad hará aumentar nuestro éxito notablemente ya que no tendremos un peso cerca de nuestro anzuelo que haga esa presión que fácilmente provocará pequeños desgarros en la boca del pez, soltándose con mucha más facilidad.

Twister Anzuelo Carpfishing

¿Como podemos conseguir tener el mayor número de picadas?

Acostumbro a equilibrar mis boilies con foam o bién utilizo bolas ya equilibradas como el The Key, sin que estos se levanten del fondo, pero que con la misma potencia de absorción de la carpa, el cebo se meta fácilmente en su boca. También tengo que decir que con las aguas frías me prohíbo usar ningún tipo de atrayente como son los dips o productos que contengan de por sí aceites, como por ejemplo los micropellets, ya que el efecto que producen estos dentro del agua fría concentra el olor sólo en la zona donde se encuentra el boilie, sin dejar que se expanda, debido a su mayor densidad. Realmente esto es muy fácil de comprobar, cogiendo un vaso de agua fría y metiéndole unas gotas de cualquier aceite; si con el agua a una temperatura de unos 20ºC ya se puede comprobar la dificultad expansión del aceite por su diferente densidad, imaginaros en aguas gélidas!

 ¿Cual es el mejor cebado durante invierno?

 El cebado durante el invierno es uno de los puntos clave para conseguir éxitos durante nuestras salidas de pesca. Tenemos que recordar que estaremos tentando peces que, al ser de sangre fría, tendrán la temperatura corporal igual o parecida a la del agua en que pesquemos. Así pues, como ya se ha dicho antes, es muy importante recordar que los peces estarán aletargados, lentos y algunos incluso inmóviles esperando mejores temperaturas. Teniendo esto muy claro, yo mayoritariamente cebo en pequeños spots con un puñado de boilies, a ser posible con varias pequeñas cebadas días antes de pescar ya que las carpas no están tan activas y su metabolismo es más lento, y de este modo tengo tiempo para que empiecen a acostumbrarse a mi cebo sin que coman excesivamente.

Nash Boilies Carp Fishing Invierno

Experiencia en esta época

El único objetivo de este tipo de preparación de los spots se basa en que la carpa se acostumbre a encontrar día tras día pequeñas cantidades de comida sin que estas les sacien, de esta forma volverán cada día sabiendo que encontraran comida en la zona. Por experiencia en esta época, he podido darme cuenta que grandes cebaderos con más comida de la necesaria provoca que los grandes peces que buscamos sean reacios a meterse dentro del “follón” a comer, pudiendo bajar la talla de los peces que capturemos o bien no encontrar ningún tipo de resultado. Por este motivo tampoco acostumbro a utilizar mucha semilla, a veces ninguna, o bien utilizo semilla comercial que es mucho más blanda de la que podemos hervir nosotros mismos, ya que no me interesa hinchar demasiado al pez. En este caso, no sería la primera vez que observo carpas sacando granos de maíz enteros o micro pellets que no han podido digerir.

¿Como podemos hacer más atractivo mi montaje dentro el hot spot?

Normalmente también me abastezco de pequeñas mallas que lleno de boilies rotos mezclados con mix, normalmente de “4G Squid o TG Active” de Nash, o bien de micropellets con bajas concentraciones de aceite, para poder hacer más atractivo mi montaje dentro del spot. Este año, por primera vez tengo el privilegio de poder testear los 4G Squid en aguas frías, bolas en las que he estado depositando mucha confianza a lo largo de varios meses más cálidos, y que este invierno me están sacando de apuros, consiguiendo con ellos un gran número de capturas.

Malla de PVA

Para localización de carpas – necesita trabajo previo!

 Aunque el cebado es muy importante, una de las claves para tener capturas es la localización de los peces, y más durante los períodos fríos cuando los peces tienen una movilidad muy reducida. Por eso se necesita trabajo previo, estudiar las zonas, saber por donde y como se mueven los peces, y aún más durante el invierno ya que al no estar tan activos aumenta la dificultad para localizarlos. En invierno será necesario poder pescar en zonas que nos den varias opciones de profundidades, acostumbrando a no pescar en sitios que contengan menos de 4-5 metros de profundidad, lo que nos dará varias posibilidades de encontrar a los peces. Por norma acostumbro a buscar zonas con profundidades que oscilen entre 7 y 10 metros como máximo, donde normalmente en las temperaturas del agua acostumbran a ser más cálidas, aunque según la zona, siempre hay alguna excepción.

Para poder estudiar a las carpas de la mejor forma posible me fijo mucho en que sitios pueden tener comida natural durante todo el año (árboles cuyos frutos caigan al agua, acumulación de pequeños peces o crustáceos, algas, etc.), que será uno de los spots donde posiblemente van a comer de forma más confiada y de manera natural, pues creo firmemente que este trabajo previo será una de las variables que más podrá marcar nuestros resultados de pesca.

Carpa Común en Invierno.

En este caso, hay veces que tienes ese escalofrío que recorre tu cuerpo, esa sensación que te dice que es el momento y el lugar perfecto. Ese día que solo al ver el agua y ver romper la noche con varios movimientos de carpas que dejan divisarse tímidamente en la superficie, oyendo ese ruido que a todos nos pone los pelos de punta al saltar ese pez que podría ser uno de los que más recordarás en tu trayecto de pescador… Una sensación que poca gente puede entender si no se encuentra en este mundo y que hace tan especial la pesca.

 Movilidad en invierno

 Durante nuestras salidas es importante saber hacer una buena lectura de la zona dónde pescamos, sabiendo reaccionar a tiempo y movernos a zonas con más actividad si se da el caso. Para conseguirlo no es útil solo encontrarlos, sino también entender por qué se encuentran en esa zona, lo que normalmente consistirá en entender bien los ciclos de comida dependiendo de la época del año en que nos encontremos. Por este motivo es importante llevar algunas veces equipos ligeros, cogiendo solo lo justo y necesario para que nos permita movernos con facilidad, sin esperar las picadas que imaginamos que no se van a producir en esa zona. No hay que tener pereza ni dudar en movernos de ese sitio en el que llevamos pescando uno o dos días sin ver ninguna actividad ni tener ninguna picada, ni podemos esperar sentados a que una carpa salte en la distancia para probar nuevas zonas. Si por allí no se ven peces, se estarán moviendo por otro sitio! Por eso es muy importante que cuando no obtengamos resultados nos preguntemos el porqué, que durante el invierno podrá residir fácilmente a que las carpas que buscamos se encuentran en otros sitios.

Otro Carpa del Río

Después de unos pocos años de experiencia en este mundo, puedo afirmar que la pesca de la carpa, como muchas otras pescas, se basa en probar y volver a probar, en fallar, en identificar ese fallo, aprender de él y volver a probar hasta que encuentres el camino y la base a seguir para poder enfocar correctamente cada salida de pesca sin dar demasiadas oportunidades a una táctica que no está funcionando Esa es una de las verdaderas esencias del carpfishing y algo por lo que amar esta pesca.

Navidad con dos carpas! Feliz Año

Feliz 2016 a todos!

Pere Vilarrasa Campos

A %d blogueros les gusta esto: