fbpx

Sesión Finalizada Satisfecho

di Con la llegada del invierno y repentino enfriamiento de las aguas, llega uno de mis momentos favoritas para practicar carpfishing, nuestras amigas las carpas se encuentran algo tímidas a la hora de alimentarse, pero los grandes ejemplar siguen teniendo la necesidad de tomar alimento antes de que lleguen meses mas fríos.

Por motivos laborales no dispongo de todo el tiempo que me gustaría para poder dedicarselo a nuestra gran pasión, me veo en la obligación de trabajar todos los sábados por la mañana, lo cual me condiciona por completo a la hora de afrontar una sesión, esto convierte el 90% de mis sesiones en auténticas sesiones express y con el paso de los años e tenido que adaptar mis tácticas a esta situación.

La llegada al puesto elegido fue sobre las 16:00 horas aproximadamente, disponía de las pocas horas de luz necesarias para poder sacar toda la información posible al puesto, profundidad , temperatura del agua y al ser posible encontrar algo que me indicara actividad por la zona. La sonda marcaba un temperatura del agua de ente 9º y 10º lo cual me parecía perfecto para tratarse del mes de diciembre. Decidí colocar mi primera postura a unos 9 metros de profundidad, en las cercanías de un gran árbol sumergido que con casi toda seguridad le serviría de refugio a alguna carpa. El cebo elegido fue un bola de 20mm de sbx acompañada de un hi-viz de 14mm de piña de la marca española Vitalbaits, también lo acompañé de una generosa malla de PVA con boilies del mismo sabor triturados y algo de micropellets, esparcí media docena de boilies por la zona y ya tenia esa postura mas que preparada.66
La segunda postura fue colocada cerca de mi orilla, a unos 6 metros de profundidad, muy cerca de un pequeño escalón formado por la corriente, ya que soy consciente de que a menudo la carpas de Ribarroja suelen orillarse bastante para buscar alimento durante la noche. El cebo fue el mismo que en la primera postura (sbx), pero en esta ocasión no lo acompañé de ninguna malla de PVA, ton solo lancé unos cuantos boilies con la ayuda de mi tirador tipo “cobra” por alrededor de mi postura. images

La primera picada fue sobre la 22:00 horas en la caña que coloque mas cercana a la orilla, interrumpiendo mi vaso de leche caliente que acostumbro a tomar en estas fechas justo antes de acostarme. Pude acercar asta mi moqueta una bonita común que dio un peso de 15,700 Kg en la bascula y que me causó una muy buena impresión, su color y forma me resultaron muy bonitos y lo mas importante, quedaba mucha noche por delante y las carpas mostraban actividad.

Decidí acostarme, la temperatura había descendido bruscamente y el acogedor calor de mi saco de dormir me llamaba a gritos. Sobre las 5:30 de la mañana aproximadamente, el receptor de mis alarmas me hizo la vez de despertador, pues la alarma de la caña que había colocado en las cercanías del árbol sumergido transmitía un incesante pitido, en cuanto agarré la caña ya notaba que se trataba de un ejemplar algo mayor al primero, tras una bonita lucha conseguí posar sobre mi moqueta otra espectacular común de 17,100 kilos. Como quedaban pocas hora para amanecer, me dispuse a desayunar, con el fin de ganarle tiempo al reloj y esperar un bonita luz mañanera para la sesión fotográfica. 0

Rubén Serrate.