fbpx

Simples tácticas para invierno

Como ya sabes, la pesca de la carpa en Invierno puede llegar a convertirse en un duro y sacrificado rompecabezas.

Además de las complicaciones del clima y las pocas horas de luz, la actividad de los peces cae de manera notable, haciendo que muchas jornadas de pesca se hagan eternas para tan sólo obtener algún resultado o, incluso a veces, para volver a casa con las manos vacías.  A continuación, os explico mis conclusiones acerca de las sesiones durante los gélidos meses de invierno.

Climatología:

El clima es uno de los factores que más condiciona la pesca durante estos meses fríos. Los cambios de presión, la lluvia y sobre todo el viento, son generalmente los que provocan que las carpas se activen o no. Por ello, mantengo un estudio exhaustivo de las condiciones atmosféricas, como la temperatura y la dirección del viento. El conocimiento de cómo afectan estos factores externos a la pesca en las aguas que frecuentemos, marca la diferencia sobre muchos otros factores que no son tan sencillos de averiguar.

Cebado:

La cantidad de cebado está proporcionalmente ligada a la actividad de la carpa. De nada sirve excederse con el cebado si no hemos logrado atrapar ningún pez durante un determinado lapso de tiempo. Un exceso de cebado puede traer consecuencias negativas, por lo que es recomendable ser muy prudente y dejar que la actividad de los peces nos indique si es necesario lanzar más cebo en el agua o no. Para mí, el objetivo en estas fechas es el de atrapar cualquier carpa que aparezca delante de mi anzuelo. Queda descartada, por tanto, la opción de crear un cebadero copioso, es preferible que no sea tan abundante pero sí concentrado en un mismo punto estratégico. Durante esta época, suelo usar un único Spod Mix a base de pellets de pequeño tamaño como los Complex T de 6mm y los Carp Pellets de 2mm, que previamente había remojado durante las 24 horas previas en el Liquid Atracctant de Complex T y en Liquid Carp Food de Worm para realzar su poder de atracción y reblandecerlos.

Cebo de anzuelo:

No hay nada mejor que optar por un cebo de anzuelo de absoluta confianza, uno con el que hayamos obtenido buenos resultados en otras épocas del año en la localización elegida, para estar totalmente seguros de que la carpa lo va a aceptar sin ningún tipo de reparo por muy aletargada o lenta que se encuentre. Es muy probable, que tengamos que dejar nuestro cebo bajo la superficie del agua durante un largo periodo de tiempo hasta que una carpa lo encuentre, por lo que es esencial tener nuestras ideas claras, para no desesperarte pensando si la elección del cebo ha sido la adecuada o no.

En mi caso, y vistos los resultados durante los últimos años, los cebos a base de harina de pescado y de colores naturales como Complex T o The Crave, se llevan la palma.