fbpx

Carpfishing por Amberes – Bélgica

País extensamente conocido por sus canales interminables y por sus enormes carpas, es el paraíso de todo carpista pero la dificultad para arrancarle algunas picadas lo convierte a la misma vez en el infierno.

Este año, intentando escapar del implacable verano español decidí coger una semana de vacaciones y junto a mi compañero de fatigas Ángel Bonal nos embarcamos en esta aventura de pesca en canales.

Carpfishing Canal Bélgica
Desde hace varios años tenía una cita con las carpas de Bélgica.
Mi amigo Jose González, belga de nacimiento y andaluz de corazón, me había invitado en numerosas ocasiones aunque unas veces por una cosa y otras por otra nunca encontraba el hueco necesario para ir a pescar este hermoso país. Una de las razones por las que me echaba para atrás en el último momento era la distancia, Bélgica no está a la vuelta de la esquina y un viaje en coche no sólo es agotador sino costoso ya que son más de 2100km e infinidad de peajes por atravesar. Pero gracias a Jose, contábamos con todo el equipamiento prestado a pie de orilla, tanto material de pesca como de acampada, así que sólo teníamos que meter en la maleta la ropa necesaria y coger un vuelo low cost desde Madrid al aeropuerto de Charleroi – Bruselas. Embarcamos en Barajas con casi 40ºC y en algo más de 2 horas llegamos a Bélgica donde nos encontramos un hermoso día gris y unos más que agradables 22ºC, justo lo que estábamos buscando.

Albert Channel
Al salir de la terminal nos estaba esperando González para llevarnos directamente a uno de los grandes canales de Bélgica, Albert channel, con más de 160 kilómetros de longitud. Debido a la inmensa extensión que abarca el canal, los peces son muy difíciles de localizar y con el incesante tránsito de barcos mercantiles, las carpas están obligadas a nadar, algunos ejemplares se han vuelto a capturar a 50-60km de distancia en pocas semanas. Su compañero Cor estaba pescando una zona media del canal junto a una represa usada para que los barcos suban o bajen en los distintos niveles que existen en el canal, tengo que añadir que los peces también aprovechan el movimiento de los barcos para saltar estos desniveles artificiales.

dscf3162

Este canal atraviesa media Bélgica y varias ciudades. Aunque el agua potable que llega a los hogares procede de los canales, algunos lugareños no cuidan la calidad del agua y arrojan al canal los objetos más dispares. Además, el fondo del canal alberga bastas extensiones de algas que son arrancadas por las ponentes hélices de los barcos.

Cantidad de especies acuáticas
La corriente del canal hace que todos estos obstáculos se muevan en una dirección u otra, enganchándose en las líneas y complicando la pesca más si cabe. Otro problema importante es la diversidad de vida acuática que existe tanto bajo la superficie y como sobre ella, me refiero a la cantidad de especies acuáticas que habitan las aguas: tencas, bremas, anguilas, peces gato, siluros… que debemos evitar al igual que las aves palmípedas: patos, cisnes, fochas, pollas de agua… todas y cada una de ellas tomarán los cebos que se encuentren.

La Primera Picada
Después de la llegada al canal, montamos el bivvy city y lanzamos las cañas en posiciones ya conocidas por nuestros compañeros, justo al lado de una pared de maderos donde se depositaban todos los residuos arrastrados por la corriente. En poco más de una hora se arrancó la primera picada que luché pero no pude hacerme con ella; atravesó la pared de maderas y partió la línea que no aguantó la fricción. No me lo podía creer, acababa de llegar y ya había tenido un pez al otro lado del sedal! Examinamos detenidamente la rotura y el hilo estaba pelado por el tenso roce con los mejillones cebra, así que sacamos las cañas y añadimos en todas un largo puente de 0,70 milímetros de diámetro con el que volveríamos a probar suerte cerca de los maderos repletos de mejillones.

dsc_0229

Backleads y plomos grippa
Los enormes barcos no paraban de faenar generando unas vigorosas turbulencias que removían todos los sedimentos y enturbiaban en agua hasta ponerla de un tono verdoso. Gracias a los enormes plomos grippa de 10oz (280gr) y a los backleads de 1,5oz (43gr) también con forma de grippa, manteníamos en bajo inamovible en el lugar correcto.

Poco después de colocar las cañas cruzó otro barco.
Jose cogió una de las cañas para meterla en el agua e impedir que la hélice succionara la línea. Volvió a ponerla sobre el trípode para tensarla un poco y notó unos pequeños tirones en el bajo, clavó y comenzó una guerra brutal. Aprovechando que el puente del 0,70mm no había salido en su totalidad del carrete, frenó firmemente la bobina y comenzó a retroceder para alejar lo antes posible al pez de la pared de maderos. Se notaban que era un buen pez porque la lucha era sin tregua. Yo me quedé atónito ante aquella situación, dos picadas en algo más de tres horas, me parecía algo inaudito. Mientras tanto, Jose continuaba la lucha sin cuartel y para más inri se acercaba un gigantesco barco que navegaría a poco menos de 3 metros de nuestra orilla.

El pez se puso super nervioso.
Al notar la presencia del barco que pasó justo por encima y con media caña dentro del agua se pudo salvar la situación. Tras pasar el barco, de nuevo la pelea, parecía interminable – increíble la fuerza de estos peces. Al final se rindió, era una fabulosa carpa común con unos hombros muy anchos. La pusimos sobre la báscula y dio unos nada despreciables 21kg exactos.

dsc_0246

Después de las fotos para el recuerdo liberamos al pez que había recuperado gran parte de las fuerzas perdidas.

Todos estábamos sorprendidos!
La siguiente picada era para Ángel que no se hizo de esperar. Estábamos hablando junto al trípode y otro carrerón, qué locura! Este pez no intentó traspasar la pared de madera sino que corrió en sentido contrario y se mantuvo en mitad del canal.

Ángel pudo disfrutar de la picada sin tener que forzar el pez en ningún momento. Echamos sobre la moqueta una hermosa carpa royal de 21,500kg, nos quedamos sin palabras ante tal especimen.

dsc_0264

Pasaron las 10 de la noche del sábado y el tráfico de barcos se detiene durante 24h, es entonces cuando está permitido introducir barcas ligeras en el canal para situar los cebos de anzuelo y los libres con mayor precisión. Volvió a ser mi turno y después de la cena tuvimos otra picada, en esta ocasión aprecié menos fuerza pero me alegré igualmente cuando vi asomar una pequeña pero preciosa carpa koi.

dsc_0282

No tardamos mucho en acostarnos
El cansancio del viaje estaba pasando factura. Soñábamos con una noche llena de picadas pero ésta pasó sin pena ni gloria y pudimos descansar para reponer fuerzas para nuestra semana de pesca Bélgica. Nos levantamos sobre las 10 de la mañana y tomando un desayuno ligero se arrancó otra picada que peleó Jonnhy ¨Boy¨, otro compañero de Jose. El pez no presentó una lucha considerable hasta llegar a la orilla donde dio numerosas envestidas terminando en la red una bonita carpa herbívora de 15kg!

belgica-carpa-amur

Estamos impresionados con la diversidad de especies, 4 peces sobre la moqueta de 4 especies distintas, y en aguas públicas!

Al medio día recogimos el equipo, era hora de cambiar de escenario y conocer un poco de la cuidad de Amberes. Pero esta parte os dejo que os la cuente Ángel.

Nuestras primeras 24 horas de viaje habían sido realmente intensas y nuestras sensaciones estaban totalmente descontroladas. Tocó hacer un alto en el camino para visitar Amberes y de paso, conocer algunos de los interesantes rincones que esconde esta cosmopolita ciudad.

Nos impactó la enorme catedral y la arquitectura Flamenca de los antiguos edificios colindantes a la plaza mayor, donde  también pudimos observar el monumento del legendario soldado Silvius Brabo, que según nos explicaron nuestros colegas ,  liberó al pueblo de Amberes del asedio de un gigante llamado Druon Antigón que exigía a los marineros el pago de un impuesto por derecho a navegar por el río Escalda – el cuál atraviesa la ciudad. Quien se negara a pagar, le castigaba cortándole la mano. Bravo acabó con él y acto seguido le cortó la mano y la lanzó al río. De este hecho viene el nombre de la ciudad de Amberes, que en Neerlandés se dice Antwerpen y viene a significar algo así como ¨lanzar una mano¨.

Tapas y Pesca Bélgica

Una vez alimentamos nuestra mente con una buena ración de cultura e historia, continuamos dscf3201con la gastronomía belga. Además de los deliciosos mejillones y las increíbles patatas fritas bañadas en mayonesa, quedamos perplejos con la gran variedad de cervezas disponibles.

Estábamos en la ciudad.
Pudimos conocer algunas tiendas de pesca. Visitamos una de las más grandes de Amberes, que además estaba muy cerca de la casa de nuestro amigo. El stock de esta tienda era brutal, varias plantas repletas de material y una de ellas,  exclusivamente dedicada al carp fishing. Jose nos contaba que pese a que Bélgica es un país pequeño, el número de aficionados a la pesca de la carpa es elevadísimo. Esto no es de extrañar, ya que disponen de multitud de escenarios mayoritariamente públicos, donde poder pescar grandes carpas sin limitación de horarios. Únicamente con la licencia de pesca convencional, tienes derecho a pescar incluso en horas nocturnas y a montar tu bivvy o paraguas libremente sin temor a ser sancionado por acampada como sucede aquí en España.

Un par de horas más tarde, estábamos totalmente excitados preparando los aparejos para seguir con la pesca! Teníamos distintas opciones disponibles cerca de la ciudad. El primer lago que visitamos fue Fort van Merksem . Este lago sirvió en el pasado como polvorín para el ejército alemán durante la segunda guerra mundial. Un escenario precioso, rodeado de un espeso bosque y con la particularidad de que los canales que rodeaban el ya obsoleto fuerte alemán formaban perfectamente la forma de una estrella. Rodeamos este mágico lugar en busca de carpas activas y tan sólo pudimos ver algunos ejemplares de mediano y pequeño tamaño soleando cerca de la superficie, por lo que decidimos movernos a otro lugar  buscando algunos ejemplares de mayor tamaño.

dscf3179

Las picadas no tardaron
Emprendimos marcha bordeando el centro de la ciudad junto al curso del río Escalda. Después de  pocos minutos, estábamos en un gran parque frente a un lago urbano llamado Galgenweel. Este lago alberga un elevado número de carpas, con pesos comprendidos entre los 5kg a los 27kg. Jose nos situó en algunas de las mejores zonas – bien conocidas por nuestro amigo – y las picadas no tardaron en sucederse.

Debido a la elevada temperatura que rondaba los 35ºC – algo verdaderamente inusual en estas tierras – todos los peces de pequeño y mediano tamaño estaban muy muy activos. Durante la primera noche sacamos alrededor de 15 carpas!  todos ejemplares de carpa común, jóvenes y fuertes. A excepción de una preciosa carpa royal de 17 kg que Gonzalez atrapó al amanecer.

Carpa Royal Grande Bélgica

Dobles picadas.
El ritmo con el que se sucedían las picadas era frenético y apenas pudimos pegar ojo en toda la noche. Menos mal que este ritmo fui decreciendo durante el día, el cual  aprovechamos para descansar bajo el claro brillo del sol al norte de Europa. Tan sólo varias picadas más amenizaron el caluroso día de verano. La segunda noche trascurría similar a la primera, cayó la luz y los peces se activaron rapidamente. De nuevo, dobles picadas, peces muy fuertes y una captura un tanto especial para Ángel, una peculiar carpa mitad común, mitad lineal que puso el broche a una sesión de 48 h en el lago Galgenweel donde pudimos capturar alrededor de 30 carpas y disfrutar del poderoso skyline nocturno de la ciudad de Amberes.

dscf3182Aún así, nos quedaban un par de días más y Jose nos tenía preparada otra sorpresa. Levantamos el campamento y nos dirigimos hacia un pequeño canal de aguas muy trasparentes. Este mismo año nuestros amigos habían logrado sacar algunas carpas espectaculares con pesos comprendidos entre los 20kg y 28kg de peso.

Barco fishing Canal BélgicaLlegamos al conocido Canal de los Ratones donde Johnny estaba ya emplazado. En este estrecho canal de unos 25m de ancho,  llegan a circular barcos de más de 80m de largo y  toneladas de peso. Un escenario atípico al que no estamos acostumbrados en nuestra pesca en España. De nuevo montamos la artillería pesada, plomos de 10 oz (280gr),  backleads, y algunos artilugios fabricados artesanalmente para luchar contra la fuerte corriente de los barcos y las espesas masas de algas propias de este canal.

dscf3245Las primeras horas pasaron tranquilas sin apenas actividad de carpas, debíamos esperar a que comenzara el paso de barcos que activaría a los peces. Tan sólo pudimos aprovechar un par de horas para pescar a pez visto, ya que la claridad del agua permitía buscar a los peces por el extenso tramo donde nos situamos. Jose fue el primero en enganchar una bonita carpa común de 16kg de peso en apenas 30 segundos después de lanzar su engaño, ¡Increíble!

La siguiente picada, esta vez en una de las cañas de Frank, se tradujo en una bonita carpa royal de impresionante colorido.

dsc_0309Momentos después, la misma caña se volvió a arrancar furiosamente y Frank consiguió sacar del agua una bonita común de mediano tamaño y oscuras escamas. En nuestra contra, el clima comenzó a cambiar. Parecía que la mítica lluvia belga quería hacer por fin acto de presencia. El sofocante calor y la elevada humedad desencadenaron en un drástico cambio. La tormenta se acercaba hacia nosotros y esto, no benefició nada a la pesca. Los peces parecían haber desaparecido de las claras aguas del canal y tan sólo nos quedaba una única apuesta para nuestra última noche.

dsc_0321Disfrutamos de una divertida cena con nuestros compañeros  mientras escuchábamos los fuegos artificiales con motivo de la celebración del día nacional. La suerte estaba echada, la noche pintaba bien y los peces no tardaron en responder. Alrededor de las 3 de la mañana varios beeps en la alarma de Frank le alertan de que algo está pasando al otro lado de la línea. Levantó la caña y acto seguido comenzó a salir hilo del carrete Shimano. Finalmente consiguió meter en la red una oscura carpa de canales, una común de 11kg de peso . La noche transcurrió sin más acción hasta que con las primeras luces del alba, una de las cañas de Ángel indicó una violenta picada canal arriba. Después de varios minutos intentando dominar al pez a lo largo del canal, consiguió poner sobre la moqueta otra curiosa carpa royal de aspecto redondeado y con marcas en su cuerpo que advertían de la violencia y dureza que tienen que soportar los peces en estos pequeños pero movidos cursos de agua.

Royal Bélgica

Más de 40 carpas!
La sesión con nuestros compañeros belgas estaba llegando a su fin. Verdaderamente lo pasamos genial y pudimos regresar a España con una bonita sensación y  buen sabor de boca.

Después de haber atrapado más de 40 carpas, ya estamos contando los días para la siguiente sesión en los canales!!

 

TeamCARPdiem 2016